27.11.18

Nueva recopilación de relatos cortos de El Imperio: Catedral


El nuevo volumen de relatos cortos pertenecientes a la saga de "El Imperio" está dedicado al mundo de las catedrales, en concreto de una impactante catedral gótica que, bajo el impulso de las Sjoberg, emergerá de las ruinas en Suiza. Si explicamos lo que es, y lo que era en su momento, una catedral, poco queda que añadir. De manera que esta breve introducción de Mark Galli nos servirá de excelente resumen y acercamiento a este nuevo libro.


Catedrales.

Las proporciones de estos edificios llevó a la arquitectura medieval hasta su límite. Se requerían enormes cantidades de materiales. La catedral de Ely, en Inglaterra, necesitó más de 360.000 kilos de madera y piedra para su finalización. En Francia se deforestaron bosques enteros para completar algunos proyectos. Se importaron de Escandinavia troncos de 80 metros de largo. La piedra empleada para la catedral de Norwich se trasladó desde 483 kilómetros de distancia (haciendo que el coste del envío doblara el precio de la propia piedra).

Tuvo que construirse nueva maquinaria. Para elevar las pesadas piedras labradas hasta el tejado de la catedral, los obreros usaban cabrestantes, tornos y una "gran rueda", una rueda de madera lo suficientemente amplia como para que dos fornidos hombres pudieran ponerse de pie dentro de ella y hacerla girar.


El trabajo parecía no acabarse nunca. Aunque algunas vidrieras tenían hasta 18 metros de altura, debían seguir haciéndose con piezas de no más de 20 centímetros de alto o de ancho. Esto da una idea del laborioso trabajo. Las catedrales tenían también docenas, si no centenares, de esculturas (la catedral de Chartres tiene en la actualidad más de 2.000 esculturas).

Y también se requería paciencia: algunas catedrales tardaban más de 100 años en construirse, y algunos obispos durante todo su obispado celebraban misas en medio de un enorme emplazamiento en plena construcción. Aún así, a pesar de los enormes desafíos arquitectónicos y económicos, durante un periodo de 400 años el gótico cautivó a las mentes más brillantes y Europa asistió a la construcción de 500 catedrales.

"El Imperio: Catedral" ya está disponible a tu disposición a través de Amazon.

16.10.18

Nuevo relato corto: "Abducciones"


Tras el éxito de "Resistencia", "El planeta de las tres lunas", y el número uno de Ciencia-Ficción en España y líder en ventas "Las playas de Venus", Bia Namaran continúa con la saga de las emperatrices-náreas con una nueva entrega en forma de relato corto. Se trata de una nueva visión del contacto alienígena cambiando con ello para siempre la vida de todos los pobladores del planeta Tierra..., y especialmente de uno.

En esta ocasión el contacto extraterrestre se produce con los rotren, la civilización robótica surgida de las cenizas de una extinta raza que se vio condenada por la fatalidad y sus propios logros, y cuya tecnología llenará las calles de las ciudades terrestres de pánico y terror. Pero eso no es todo: cuando lanzan sobre los asustados habitantes de la Tierra unos extraños artilugios de escaneo mental, los indefensos humanos sólo pueden elegir una opción: esconderse. Esconderse en los lugares más recónditos que puedan encontrar, o pasarán a ser una pieza más entre los planes para estudiar y conquistar mundos de los entes robóticos.

En "Abducciones" la experiencia ufológica pasa a otro nivel, un nivel en donde la inteligencia artificial y los sistemas computerizados superan cualquier capacidad conocida por el hombre hasta el momento. Ahora las máquinas tienen todo el control. Ahora ellas deciden.

Descarga gratuitamente "Abducciones" de Bia Namaran, desde aquí.

"No pueden asesinarme", de Bia Namaran


El detective Allen disfruta de su primer día de descanso en mucho tiempo, pero lejos está de sospechar que ese será el día más ajetreado de toda su vida. Un peligroso desarrollo militar está suelto por la ciudad destruyendo todo a su paso, nadie puede detenerle ni enfrentársele. Y Allen se encuentra de casualidad justo en medio de su camino.

Si te gustan los relatos de persecuciones, peligros y policiales, disfrutarás de esta aventura en donde desde la primera frase hasta la última no hay ni un solo momento de descanso. Acción y adrenalina en estado puro.

Descarga gratuitamente "No pueden asesinarme" de Bia Namaran, desde aquí.

6.10.18

El hombre que cambió su reloj de cuarzo por uno de cuerda


"El hombre que cambió su reloj de cuarzo por uno de cuerda" nos cuenta la historia de Depére, un anciano que vive a los pies de una pequeña estación de ferrocarril en un pueblo francés, y cuyo único reloj en su vida fue el reloj de agujas de esa estación. Pero cuando los dueños de la estación deciden modernizar el reloj, todo su mundo se viene abajo. Para complicar más la situación, su nieto está empeñado en querer aprender la hora. ¿Qué podrá hacer ahora el viejo Depére sin su reloj, y cómo podrá lidiar con "esos raros artilugios de cuarzo" que se han "entrometido" en su vida?

Disfruta de este pequeño cuento en donde los recuerdos, los momentos entrañables y el paso imparable del tiempo se mezclan con la cruda realidad de los avances tecnológicos, enseñándonos que cualquier cambio en apariencia dramático, es también una nueva oportunidad. Acompaña al anciano Depére en la búsqueda de un reloj para que su nieto pueda seguir disfrutando del tiempo..., aun cuando él ya no esté.

5.10.18

Los relojes que heredamos (poesía)


Viejo en un reloj de cuerda,
viejo como una espiral,
viejo con movimiento pausado,
viejo como un carcamal.

Viejo y sin afeitar, desaliñado,
dormido vahído,
aturdido,

vagando en su esfera
latido a latido
en marcha triunfal.

Sombras de noches que fueron,
con marcas que días sufrieron,
historias a brazo partido
contadas a ritmo espectral.

Ecos de voces que hicieron
en sus susurros sumidos
el tren de engranajes rotar.

Es un rumor del pasado,
un gélido sonido encerrado
en la esfera de su duro cristal.

Y por eso no puedo soltar de mi mano,
en mi muñeca apretado,
el reloj de pesado metal.

Por él tras mi tiempo haber traspasado,
y entre sus junturas haber colocado,
mi propia historia detrás,

quedará mi tesón cobijado,
lo que hice con mi tiempo prestado,
para el próximo que lo ha de heredar.